De todos los cafés y locales del mundo, ella ha tenido que entrar en el mío (Rick)

Y os aseguro que vendré a castigar con gran venganza y furiosa cólera a aquellos que pretendan envenenar e influir a mis hermanos. Y tú sabrás que mi nombre es Yahvé cuando caiga mi venganza sobre ti. (Ezequiel 25:17)

Alcide: ¿Se va a morir? ¿Qué podemos hacer?

Bill: Rezar

Alcide: Un vampiro y un hombro lobo... ¿Quién nos va a escuchar?

El miedo es el camino hacia el Lado Oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento. Veo mucho miedo en ti. (Yoda a Anakin en el Consejo Jedi)

17 de abr. de 2012

Entrevista a Julio de la Fuente, Director de cine

Julio de la Fuente es un director de cine de temprana vocación aunque tardía dedicación pero aún así rápida y sorprendente evolución. Las joyitas que nos presenta están cargadas de sensibilidad artística y el regusto del cine clásico.

La visión del mundo que nos enseña a través de sus guiones resulta brutalmente cercana y dolorosa pero la sencillez en la narración y el ritmo pausado en su metraje convierten los argumentos de sus historias en la poesía recitada por un millón de voces al unísono.

Así es como yo veo a Julio, y así es como lo veréis vosotros si os aventurais a conocerle, si dais una oportunidad al verdadero talento que no se hace añejo con los años como el buen vino, sino que nace desde la más tierna infancia en cualquier recóndito lugar de cualquier planeta lejano.

(NOTA: Puedes escuchar de su voz esta entrevista dándole al play y subiendo el volumen. La sección Esto o aquello comienza en el minuto 14 )




Julio, no sé si alguna vez te lo han preguntado pero tanto si la respuesta es afirmativa como un rotundo no, yo te la voy a formular de todas formas: ¿Cómo vive un director de cine que no sea Almodóvar, Medem o… no sé, Alejandro Aménabar por ejemplo.

Creo que vive económicamente mal. Siempre con dificultades para llegar a fin de mes.

Tienes varios cortos a tus espaldas y la mayoría de ellos, hay que decir que han sido premiados en numerosos festivales no sólo nacionales sino también internacionales y son reconocidos además por el público. Dime cuál es la fórmula mágica para llegar al corazón tanto del jurado, de la crítica como del público.

Sobre todo hacer historias que lleguen a la gente, que el espectador se sienta identificado con esos personajes que has creado y que forman parte de la historia que quieres contar. E intentar ser lo más coherente con los temas tratados.

Trabajas siempre rodeado de gente del medio, profesionales que se dedican a esto. Tienes un buen equipo, pero cuéntame con sinceridad ¿qué falta en el cine español para que sea acogido del mismo modo que las producciones extranjeras, concretamente las anglosajonas.

Faltan muchísimas cosas, sobre todo medios y dinero. No se puede comparar el cine español con el americano por ejemplo que tiene muchísimo más dinero para los proyectos. Y aquí yo creo que hay bastante talento tanto de equipo técnico como de actores y actrices. Y faltan sobre todo productores que apuesten por contar bonitas historias y que apuesten realmente por la gente que tiene talento.

¿Cuál crees que es tu sello como director? ¿Qué nota te caracteriza?

Me gusta mucho hacer cine social. Contar historias, como decía antes, con las que la gente se sienta identificada, temas muy reales y aportar mi humilde punto de vista sobre los temas tratados; y al final lo que se persigue es mejorar un poco este mundo pues… bueno, tal como yo lo veo; y que la gente piense qué cosas se necesitan para cambiar. Por ejemplo en una historia que yo cuento, que se dé cuenta la gente de lo que quiero denunciar y de qué forma propongo mejorar esa situación tratada.

La temática social es tu punto fuerte, siempre está presente en cada uno de tus cortos. Nos cuentas historias desgarradoras, como he dicho antes con un toque dramático, a veces contenido. ¿Te planteas rodar otro tipo de historias o te sientes cómodo en este género?

Me siento muy cómodo pero también lo estoy con la comedia. De hecho, mi primera obra de teatro es una comedia y mis dos últimos cortometrajes, tanto El bus de las ocho y diez como Caravana son comedias. Quería probar este género y creo que también soy capaz de hacer reír a la gente que es tan difícil como hacerla llorar.

La función principal, al menos desde mi punto de vista, en toda creación artística sea de un género u otro es transmitir. Cuéntanos qué pretendes transmitir tú con tus historias. ¿Crees que llegas a remover conciencias o sólo a entretener?

Lo que quiero es remover conciencias. Yo no hago cine para entretener. Quien quiera ver cine de ese tipo que vaya a ver Torrente y otro tipo de películas. Yo quiero remover conciencias, que la gente que vaya al cine vaya dispuesta a pensar lo que yo expongo en mis trabajos. Es un cine para gente con sensibilidad. El que no sea sensible, le recomiendo que no vaya a ver nada de lo que hago.


Eres el guionista de tus cortos. Escribes tus propias historias. ¿Te gusta escribir y por eso quieres contar tu propia historia o podrías rodar la historia de otro?

Creo que los directores que somos a la vez guionistas, que escribimos nuestras propias historias que luego plasmamos en la pantalla, llevamos una ventaja porque dirigir lo que tú mismo has creado pienso que es más fácil que dirigir algo que ha escrito otra persona. No obstante, si tuviera que dirigir en un guión escrito por otra persona, sería capaz siempre y cuando me viera identificado con esa historia y creyese que puedo llegar al espectador a través de la idea de esa otra persona.

Todos somos conscientes en mayor o menor medida, sobre todo los que nos dedicamos o nos hemos dedicado a esto, que la planificación y el orden son imprescindibles a la hora de llevar a cabo un proyecto cinematográfico sea de la envergadura que sea, puesto que el equipo cuesta dinero, el personal cuesta dinero, la previsión metereológica también influye si se rueda en exteriores… Entonces, a veces el tiempo es extremadamente limitado. Hay que rodar rápido y hay que hacerlo bien porque aunque muchos errores se puedan corregir en edición, es cierto que la mayor parte del trabajo ha de efectuarse de manera limpia, sin fallos. Y esto lo digo para poner un poco en antecedentes y poder hacerte la siguiente pregunta: ¿Cuántas veces se te ha ido literalmente el plan de rodaje al garete y has tenido que improvisar? Cuéntanos alguna anécdota interesante o divertida.

Ha sucedido pocas veces porque como bien decías, trabajo con un equipo muy profesional y las cosas están muy claras respecto a cómo tenemos que hacerlo. Hay una preproducción muy bien hecha por parte de muchas personas precisamente para que no suceda eso. No obstante, en todo rodaje siempre hay algo que improvisar por muchísimos factores como puede ser el tiempo… pero ha sucedido pocas veces. Hay que echar mano de la imaginación y cambiar las cosas en el menor tiempo posible para no encarecer demasiado el trabajo.

Como director ¿qué manías tienes a la hora de rodar?

Pues no sabría decírtelo pero bueno, me gustan las cosas bien planificadas. Que la preproducción sea muy buena y sobre todo trabajar con poca gente. Prefiero trabajar con poca gente buena que con mucha que no me aporte lo que yo necesito. Entonces… no sé, manías… manías… creo que no tengo ninguna.

Entonces tú eres de los buenos (risas) Los que no tienen manías.

No, no me considero bueno pero siempre estoy bastante seguro de mí mismo y eso creo que es lo más importante y lo que nunca me ha fallado.

Tus cortos gozan normalmente de una fotografía excepcional. No hay mejor ejemplo que Almas Perdidas pero en todos ellos abundan los planos fijos, primeros planos, las panorámicas lentas y ese color tan característico del cine clásico entre comillas. Además están rodados en Asturias. ¿Por qué Asturias? Y no me vale que me contestes que porque es tu tierra, porque de eso imagino que habrá parte pero quiero que me digas algo más. ¿Por qué en Asturias?

Aquí en Asturias tenemos una fotografía maravillosa y aunque todo el norte es muy parecido, bueno… por cercanía, porque nos sale el rodaje más barato… He tenido también bastantes ayudas de gente que me ha apoyado y en otras autonomías posiblemente no las hubiera podido tener. Por cercanía, por sentirme asturiano y por rodar en la tierra donde has nacido y donde está toda tu gente.

Julio, tú sabes que eres un afortunado por colocarte detrás de una cámara y un doblemente afortunado por llegar del modo en que lo haces a tanta gente con tu cine. ¿Crees que los festivales en los que has participado, o bien has sido premiado, abren puertas o cierran ventanas?

Los festivales, cuando tienes selecciones y has recibido premios, te abren siempre puertas, siempre te darán la oportunidad de ser conocido y yo creo que siempre siempre te abren puertas, nunca te las cierran.

¿Qué recomendarías a alguien que quiere dedicarse al cine, concretamente a ser director de cine? ¿Qué crees que es fundamental?

Lo primero que pase por el psicólogo o por el psiquiatra y que le diga que está bien de la cabeza. Y que tenga muchísima seguridad en sí mismo y que esté cargado de ilusión porque si no, esto es muy difícil, muy complicado y hay que tener una creencia en sí mismo muy grande porque bueno… esto tiene muchas cosas buenas pero tiene otras también bastante desagradables en ocasiones.

Ahora te voy a preguntar algo que siempre pregunto a los escritores pero en general vale lo mismo para la gente de las artes plásticas, escénicas, visuales, lo que sea, la gente con arte en general… ¿Cómo ves el panorama actual? ¿Hay opciones para los nuevos cineastas o las mejores cartas ya están repartidas?

Yo creo que los nuevos cineastas lo tienen crudo, salvo que seas un genio lo tienes bastante difícil. Las cartas están repartidas y casi siempre se apuesta por los de siempre. Y hoy día, no hay productores como antes que se jugaban su dinero y si la película salía bien, ganaban y si la película salía mal, perdían. Hoy yo creo que los productores o productoras son unos meros gestores que tienen que tener muy buenas amistades sobre todo en los ayuntamientos o comunidades autónomas que les dan el dinero y cuando hacen las películas ya el dinero lo tienen en el bolsillo y no les importa que la película sea buena o mala. Esto es en parte lo que nos diferencia del cine americano y otros países donde realmente se apuesta por el que tiene talento; entonces las productoras apuestan su dinero y lógicamente pueden ganar o perder. Si el producto es bueno, el público acudirá y ganarán dinero y si la peli es mala, en muchos casos te toca perder. Es como lo veo.

¿Crees que se puede vivir como director de cortometrajes?

No. Tienes que tener otra profesión paralela porque si no, sería imposible. Yo conozco casos de grandes directores de cortometrajes que están super premiados, prácticamente están en la cresta de la ola en cuanto a reconocimientos en todo tipo de festivales y sin embargo están arruinados porque se han gastado un mogollón de dinero que luego ha sido imposible haberlo podido recuperar.

Ahora me vas a contar un secreto que lo tienes muy bien guardado, yo lo sé. Quiero que me hables de tu próximo largometraje porque sé que falta muy poquito, sé que su protagonista probablemente será Ana Torrent y la fecha de rodaje aún no está confirmada pero seguro que nos puedes contar algo más, de lo contable por supuesto.

Sería El último invierno con Ana Torrent como protagonista y es un drama que será ambientado en nuestra Asturias querida. Es una bonita historia sobre una mujer a lo largo de su vida desde que nace hasta que se convierte en una mujer madura. No quiero contar mucho más. Tengo muy buenas expectativas puestas en este largometraje y va a haber mucha gente asturiana también involucrada en el rodaje, tanto equipo técnico como artístico. Yo creo que hay grandes profesionales aquí en Asturias y grandes actores y actrices y voy a echar mano de muchos de ellos y también de gente de la Escuela de imagen y sonido. Y tirar por la gente de aquí de Asturias que creo que es lo fundamental, que aquí se cree una buena industria del cine.

Y por último, dime tres proyectos quitando el largo que tengas a punto de caramelo, ya sea por rodar o en post-producción.

En este momento no son tres sino cuatro los que tengo. Dos cortos para el 2012. Uno se llama ¿Acaso no me quieres? Con José Luis Díaz y Bárbara de Lema. El otro se llamará El Parque donde va a trabajar Guillermo Estrella, el niño que hizo en Biutiful de hijo de Javier Bardem. También volverá a rodar conmigo Carlota García (Paula en El Internado) y viene también Marta Calvo, una gran actriz. Está basado en un hecho real que me ocurrió a mí cuando era pequeño. Guillermo hará de mí cuando yo tenía diez años. Y después, tengo también dos proyectos importantísimos, uno sobre el tema de la violación para rodar aquí en Oviedo y otro sobre la emigración, en este caso de tres chicos que se fueron en 1909 de la localidad de Boal hacia Cuba y que el año pasado, por falta de presupuesto, sólo teníamos la mitad, no se pudo llevar a cabo y esperemos que este año o para el 2013 se pueda llevar a cabo porque tiene un presupuesto acorde con la historia que se va a contar. Creo que puede ser factible siempre y cuando las ayudas económicas lleguen.

Alguna pregunta que te hubiera gustado que te hiciera y no lo he hecho:

Humm… no sé, ahora me coges así un poco…

Te he dado unos segundos de ventaja…

Pues no sé… pues… ¿qué tema me gustaría tratar, algún día rodar?

Pues cuéntamelo, ¿qué tema te gustaría tratar?

A mí me encanta el western. Me encantaría hacer un largometraje sobre el western, fíjate tú.



Julio, tienes sesenta segundos para responder. ¿Preparado?

Preparado.

Norte o sur: Norte
Arriba o abajo: Arriba
Diestra o zurda: Diestro
Blanco o negro: Blanco
Fanta o Schweppes: Fanta
Dulce o salado: Dulce
Café o té: Café
Sólo o con azúcar: Con azúcar
Conducir o que te lleven: Conducir
Vaqueros o pantalón de pinza: Vaqueros
Perros o gatos: Perritos
Sol o lluvia: Lluvia
Porche o Ferrari: (risas) Me da igual, humm Ferrari
Bolígrafo o Pluma: Bolígrafo
Día o noche: Día
La guerra de las galaxias o Indiana Jones: Indiana Jones
Charlot o Buster Keaton: Charlot
Spielberg o Kubrick: Pufff… Kubrick
Katherine Hepburn o Meryl Streep: Pufff qué difícil… Meryl Streep
El mago de Oz o el Rey León: El rey León
Elvis Presley o Michael Jackson: Elvis Presley
Madona o Lady Gaga: Lady Gaga
Picasso o Dalí: Picasso
Madrid o Barcelona: Madrid
Rápido o despacio: Despacio
Ordenado o caótico: Ordenado
Fantástico o realista: Fantástico
Batman o Superman: Superman
Vampiros u Hombres lobo: Hombres lobo
Radio o Televisión: Radio
Novelas o Palomitas: Las dos cosas

Nos hemos pasado un poquito de los Sesenta Segundos... Podríamos estar aquí charlando horas ¿verdad?
Muchas gracias, de verdad Julio por conceder esta entrevista a Novelas y Palomitas. Te deseo muchísima suerte en todos tus proyectos y ya sabes que te voy a seguir la pista. Gracias.

Gracias a ti.

16 de abr. de 2012

La absolución de Bourne de Eric Van Lustbader

Eric Van Lustbader nos vuelve a traer a través de Umbriel Editores a uno de los héroes de acción más representativos de los últimos años, en una aventura de ritmo despiadado que nos traslada desde los elegantes despachos de Washington hasta las atroces prisiones del antiguo régimen soviético, continuando así con la saga más famosa de Robert Ludlum.



Convertido en el pacífico profesor universitario David Webb, Jason Bourne debe recuperar su talento como agente secreto de alto nivel para dilucidar el homicidio de un ex alumno de su amigo y mentor, el profesor Specter. Al parecer, el joven ha muerto a manos de la Legión Negra, una hasta el momento desconocida secta musulmana relacionada con los días más oscuros de la segunda guerra mundial.
Entre los planes de la Legión Negra figura un atentado en los Estados Unidos, lo que pone a la organización en la mira de las organizaciones de inteligencia, también muy interesadas en librarse para siempre de la incómoda presencia de Bourne.
Mientras su investigación lo lleva de los elegantes despachos de Washington a los recovecos más siniestros de las ex repúblicas soviéticas, Bourne debe enfrentarse también a Leonid Arkadin, su archienemigo y un agente secreto tan hábil y tan torturado, como él mismo.

 


SOBRE BOURNE

Jason Bourne es un personaje de ficción creado por el novelista Robert Ludlum en sus novelas de espionaje, conocidas como El caso Bourne, El mito de Bourne y El ultimátum de Bourne donde Jason Bourne, un miembro élite de los cuerpos especiales de la CIA sufre episodios de "Amnesia Traumática" a raíz de un incidente en una operación secreta en Europa, y mientras lucha por recuperar su identidad, se ve involucrado en una red de espionaje y manipulación de gobiernos por parte de los Estados Unidos donde será perseguido por asesinos profesionales, mercenarios paramilitares, y ex compañeros de la CIA.

También existen unas adaptaciones cinematográficas con el mismo nombre, interpretadas por Matt Damon, siendo estas muy fieles a las novelas, y aunque a veces adopten líneas temporales diferentes, las películas son un fiel reflejo de lo que Robert Ludlum intentaba transmitir. Un personaje manipulado médica y psicológicamente que vuelve tras sus pasos para encontrarse a sí mismo descubriendo continuamente unos comportamientos extraños, basados continuamiente en analizar todo cuanto hay a su alrededor y con una capacidad de deducción asombrosa, que le hace saber que no es un vendedor de barcos y sí un individuo que manipula, predice, se infiltra y mata con la misma facilidad y rapidez con la que desaparece.
Existen teorías que dicen que la novela está basada en unos archivos clasificados de la CIA que pudieron ver la luz, donde supuestamente un grupo de espías secretos esparcidos por Europa atentaban cada cierto tiempo en varias capitales europeas a la vez causando confusión. Lo que luego se averiguó es que no eran varios individuos, sino uno solo que actuaba de forma aleatoria y carente de sentido, siendo este mito lo que motivó a Robert Ludlum.
(Fuente:Wikipedia)

Quizás mañana la palabra amor Jordi Sierra i Fabra próximamente...

Editorial SM nos trae la nueva novela de Jordi Sierra i Fabra, que saldrá a la venta el 16 de Mayo.

Si te interesa entrar en materia, puedes leer AQUÍ el primer capítulo.


Todos los días, nuestro camino se cruza con el de personas a las que quizás no volvamos a ver jamás pero que, aun así, pueden cambiar nuestra vida para siempre. Para bien... y para mal.
 
¿Qué pasa cuando vuelves a encontrarlas?
    
Jordi Sierra i Fabra es uno de los autores más reconocidos de la literatura infantil y juvenil. Ha ganado numerosos premios a lo largo de su carrera literaria, entre ellos el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, el Premio de Novela Ciudad de Torrevieja o el Premio Gran Angular hasta en tres ocasiones.

Incluso, tiene su propio Premio, el Premio Jordi Sierra i Fabra de Literatura para Jóvenes, pero esta vez es él -a través de su Fundación- quien premia la creación literaria de jóvenes autores.

En Quizás mañana la palabra amor, el lector se reencontrará con los personajes que dan segundas oportunidades al amor, a la vida... con sentimientos universales como la rabia, el dolor, el odio, el miedo, la pasión... pero también con la esperanza, el amor, el mañana y la superación...


8 de abr. de 2012

Los extraordinarios secretos de April, May y June de Robin Benway

Título original: The extraordinary secrets of April, May & JuneVolumen único.
Autor/a: Robin Benway
Traductor: Yolanda Porter
Páginas: 331
Editorial: La Galera
Colección: Luna Roja
Publicación: Marzo 2012 en España (Usa, 2010)
IBSN: 978-84-246-3839-9
Precio: 16,95
Público: A partir de 13 años.
Género: Literatura juvenil paranormal y romántica.

SINOPSIS

Tras la separación de sus padres, las hermanas April, May y June descubrirán que tienen poderes mágicos.  April, la mayor, tiene visiones del futuro. May, la mediana, puede desaparecer a su antojo. Y June, la pequeña, puede leer los pensamientos. Sus poderes les resultarán muy prácticos para sobrevivir a la mayor amenaza de sus vidas: el instituto. Hasta que April tiene una visión de un horrible accidente en que se ven implicadas una de las hermanas... y su futuro novio.

OPINIÓN MUY PERSONAL

La novela está narrada íntegramente en primera persona y en presente aunque desde tres puntos de vista, los de las protagonistas. Cada capítulo comienza con una de ellas, siempre siguiendo el mismo orden, de la mayor a la pequeña: April, May, June. Por tanto, cada cual contará la historia siguiendo el hilo de la trama desde su punto único de vista y con su propio lenguaje según está se va desarrollando.
¿Y qué historia cuentan? Bueno, aquí es donde me vuelvo exigente: No cuentan nada. Al menos nada digno de mención. Que si esta me dijo esto, que si aquella me contestó lo otro, que si que hay una fiesta, que si quiero ir, que si no vas a ir, que si me gusta mi falda rosa, que si todos piensan que es horrible, que si tengo que estudiar, que si paso de los estudios, que si mis padres ya no se quieren, bla bla bla… De lo que hablan las hermanas es de sus vidas insignificantes por lo cotidianas. ¿Que si es entretenido? Pues sí, entretenido de la misma manera que si cogieras un diario de alguien y lo leyeras. Hay momentos en los que quieres saber qué paso después y otros en los que te preguntas y a mí qué me importa esta persona. Creo que se podría haber utilizado a las tres hermanas para contar una historia poderosa y “extraordinaria” pero no ha sido así. No obstante (siempre hay un pero), será deliciosa lectura para un público juvenil poco exigente y con ganas de leer algo que se asemeje a su rutina diaria (salvando las distancias, claro está) o que les guste las series de Disney Channel.

El tema principal gira en torno al descubrimiento, por parte de las tres hermanas, de sus poderes mágicos (al más puro estilo Charmed/Embrujadas), y al cómo lidiar con ellos y aprender a dominarlos sin que lleguen a ser un incordio en su vida cotidiana.

La descripción de ambientes es… lo que es, lo necesario para habituarte a un escenario. Y el lenguaje de la autora lo veo pobretón, aunque si tenemos en cuenta que está narrado en primera persona, se podría perdonar. Eso sí, apunto que hemos leído otras novelas también narradas en primera persona con un lenguaje mucho más rico. Y con esto no quiero decir que tengan que hablar como adultos porque Robin Benway lo que consigue es lo que se llama decoro en los personajes, es decir, que hablan correspondiéndose a la edad y estatus social al que pertenecen.
Y de nuevo, algo que me chirría y de lo que me tengo que quejar necesariamente es de los errores (no erratas) gramaticales a la hora de traducir. No es que haya muchos pero haberlos hailos y molestan a la vista. He estado todo el tiempo con el bolígrafo en la mano (sí, es un defecto que tengo, voy corrigiendo los libros conforme los voy leyendo).

Los personajes son presentados como tipos sencillos, de esos que te puedes encontrar en cualquier instituto, sea o no sea americano. Son creíbles en ese punto y también en la manera de interrelacionarse con el resto pero no se llega a profundizar demasiado en los secundarios para sí hacerlo en nuestras protagonistas. Creo que lo mejor de la novela es la credibilidad en la relación entre las hermanas. Son muy diferentes entre sí: April es la estudiosa responsable hermana mayor; May es la pasota macarrilla pero con corazón blindado tras sus constantes sarcasmos; June, la más pequeña, aparenta superficialidad y tontería. Y de no ser por los lazos de sangre que les unen, es decir, si no fueran hermanas y se conocieran de la calle, seguramente ni se hablarían. Esto es totalmente real y pasa a menudo entre hermanos. El caso, es que como lo son, se quieren aunque muchas veces se odien, se respetan aunque a veces se insulten y se defienden aunque otras tantas se ataquen entre ellas.


A FAVOR: La personalidad bien labrada de las tres hermanas, con sus diálogos chispeantes y creíbles.

EN CONTRA: El argumento en el que se cuenta una batallita, pretexto más que suficiente (para la autora) para decir lo mucho que se quieren sus hermanas. Lenguaje pobre.

PUNTUACIÓN




NOTA: Como en otras ocasiones, La Galera nos hace un apunte al final del libro que me ha parecido divertido. Reza así:
"En la Galera queremos dedicar este libro a todos los que sobrevivimos al insti sin superpoderes.
Aunque más de una vez nos habrían venido muy bien..."