De todos los cafés y locales del mundo, ella ha tenido que entrar en el mío (Rick)

Y os aseguro que vendré a castigar con gran venganza y furiosa cólera a aquellos que pretendan envenenar e influir a mis hermanos. Y tú sabrás que mi nombre es Yahvé cuando caiga mi venganza sobre ti. (Ezequiel 25:17)

Alcide: ¿Se va a morir? ¿Qué podemos hacer?

Bill: Rezar

Alcide: Un vampiro y un hombro lobo... ¿Quién nos va a escuchar?

El miedo es el camino hacia el Lado Oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento. Veo mucho miedo en ti. (Yoda a Anakin en el Consejo Jedi)

25 de mar. de 2012

Almas perdidas Julio de la Fuente

Hoy va de Palomitas... 

(No se os olvide dejarme vuestros comentarios sobre qué os ha parecido el corto)

Y las introduzco en el microondas con una recomendación: Si tienes unos minutos, visualiza este maravilloso cortometraje de aire clásico y espectacular fotografía. Un corto multipremiado (y no es de extrañar) nacional e internacionalmente que presenta a los homosexuales desde una perspectiva única, muy lejos de estereotipos y otras memeces. Una visión honesta y cercana del ser humano.

Tan próxima como lo es su director, Julio de la Fuente, amigo y compañero con el que trabajaré en este mes de Abril y del que os debo una entrevista en audio que realicé a finales del pasado año y que ya va siendo hora que publique.

Para mí, es uno de los mejores cortos del director hasta el momento.

Reconocerás a algunos de sus actores, como por ej. a la asturiana María Cotiello (Hay alguien ahí, Los protegidos)


Estos son los premios que ha conseguido:

1º Premio Festival Pepe  Bocanegra. Infiesto (Asturias), 2009.
1º Premio del jurado Festival Villa de Aviles (Asturias), 2009.
1º Premio del publico Festival Villa de Aviles (Asturias), 2009.
1º Premio de fotografía Festival Cine de Zaragoza, 2009.
1º premio del Festival Internacional del Sol de Gran Canarias, 2009.
1º Premio del Festival Internacional Pink Apple de Zurich (Suiza), 2010.
1º Premio del Festival Las dunas de Fuerteventura al mejor corto ficción, 2010.

Finalista en:

- Festival Internacional de Cine de Bogotá (Colombia)
 -Festival Internacional de cortometrajes Fenaco de Cuzco (Perú)
- Festival Internacional de Cine de San diego, California (Estados Unidos)
- Festival Internacional gay lesvian de Austin, Texas (Estados Unidos)
- Festival Internacional gay lesvian Chicago Films Festival, Chicago (Estados Unidos)
- Festival Internacional gay lesvian de Long Island, Nueva York (Estados Unidos)
- Festival Internacional Kimera Film Festival, Campobasso (Italia)
- Festival Internacional de cine Livercine de Buenos Aires (Argentina) exhibición
- Festival Internacional de Vila-real Cineculpable (Castellón)
- Festival Internacional gay lesvian de Andalucía.
- Festival Internacional de cine de Villacañas (Toledo)
- Festival de cine de La Peca (Sevilla)
- Festival Con ñ de cortos (Madrid)
- Festival de la Imatge de la Calella (Barcelona)
- Festival Internacional de cine de Torrelavega.
- Festival Internacional de Cine del mar en Ibiza.
- Festival Internacional gay lesvian La luna, Valencia.

18 de mar. de 2012

Cómo murieron: Edgar Allan Poe

Siguiendo con mi sección macabra y morbosa sobre la muerte de literatos y artistas varios, he decidido traer a uno de los grandes escritores románticos (¡ains, cómo me gustan los románticos!)


EDGAR ALLAN POE
(15 de enero, 1809 - 7 de octubre, 1849)


"Nunca he estado realmente loco, excepto en aquellas ocasiones en las que mi corazón se sentía conmovido", escribió Poe en una carta dirigida a su tía que por otro lado, era también su suegra.



Su vida fue tan atormentada como sus relatos y el atractivo que envuelve su aura es tan misterioso como su propia muerte que bien podría haber sido narrada por él mismo (si no hubiera muerto está claro).

Es por todos sabido que Poe tenía problemas con el alcohol y el opio que se vieron agravados a raíz de la muerte de su joven esposa (que era también su prima) en 1848. El consumo de ambas sustancias y probablemente una predisposición genética le llevarían a tener alucinaciones y paranoia y pronto comenzaría a perseguir a las mujeres de forma tempestuosa y apasionada.

En 1849 regresó a la ciudad donde se había criado, en Virginia para seguir con su conquista de mujeres. Esta vez pretendía cortejar a una novia de su juventud que en ese momento era viuda. Los repentinos cambios de humor ya formaban parte de su vida diaria. Finalmente le propuso matrimonio a Sarah Elmira Royster Shelton y ella aceptó. Después le informaría de la necesidad de realizar un viaje a Nueva York para solucionar allí unos asuntos que tenía pendientes... Una semana después, un miércoles 3 de octubre, sería descubierto por un impresor del Sun tumbado en una calle de Baltimore. Vestía un piojoso abrigo y unos pantalones mal cortados que no eran suyos, además de un sombrero. Fue trasladado al hospital donde vivió entre la cordura y la demencia cuatro días más. A veces, estaba consciente. Otras, inconsciente. Eso cuando no prorrumpía en alaridos. El día 7 de octubre murió (tenía 40 años) y aunque se dio como causa de la muerte su alcoholismo, lo cierto es que los historiadores se han afanado en plantear otras hipótesis como la diabetes o un tumor cerebral.

Lamentablemente, a su funeral tan sólo acudieron 4 personas. Sus parientes no querían saber nada de él y su carácter excéntrico también lo alejó de la gente del mundillo literario.


6 de mar. de 2012

Quantic Love de Sonia Fernández-Vidal

Título: Quantic Love
Autor: Sonia Fernández-Vidal
Editorial: La Galera
Págs: 240
Precio: 17,95 euros.

Género: Literatura juvenil romántica
Edad: a partir de 14 años.


SINOPSIS

En el CERN, el centro de investigación más avanzado del mundo, entre experimentos científicos que desafían la imaginación, la joven Layla descubre que la ciencia puede ser sexy, y que el amor es la energía más poderosa del mundo.



OPINIÓN MUY PERSONAL

Después del arrollador éxito del primer libro de esta autora, La puerta de los tres cerrojos (RESEÑA AQUÍ), encontrarnos con una novela que supuestamente y de nuevo nos plantea temas físicos (no corporales) asusta un poco.
He de confesar, y no lo hago de rodillas, que me esperaba un cuento similar al primer libro enfocado a un público entre lo infantil y lo juvenil. Pero Quantic Love se ubica dos peldaños más arriba, en la complicada adolescencia que no siempre (mal que nos pese) termina a los dieciocho.

La protagonista, Layla (esta no es la de Tom Jones, Delilah), tiene diecisiete años y acaba de terminar el instituto, y como muchos jóvenes de su edad está francamente indecisa entre dos carreras de ciencias: Matemáticas y Físicas. Hummm, a cual más fácil. (Me siento identificada porque a mi hermano le pasó lo mismo. Y al final, también optó por Fisicas)
Como decía, la prota acaba de terminar el instituto y durante el verano consigue un trabajo de camarera en uno de los restaurantes del CERN (European Organization for Nuclear Research) en Ginebra, Suiza. Pretende descubrir si la física es lo que ella espera y así poder tomar la decisión de su vida. Pero una vez en el CERN, descubrirá que al lado de los cerebritos que la rodean, ella no solo es una simple camarera, si no que además se sentirá como una paria. Y es que, poniéndonos en su lugar, a cualquiera nos pasaría lo mismo.

Salvando las distancias culturo-físicas (sí, me lo acabo de inventar) que separan a Layla del resto de jóvenes que ocupan el CERN, descubrirá que en el fondo no son tan distintos a ella. Todos son chicos y chicas con ganas de divertirse, de salir, de viajar, de encontrar el amor, con sus problemas y sus diversiones, con sus angustias y sus miedos.
Layla conocerá a dos estupendos "mozos" en el CERN. Uno, un periodista deportivo suizo con acento italiano que se ha visto en la obligación de aceptar una beca que nada tiene que ver con su especialidad. Este es guapo a rabiar, celoso, posesivo y un encanto halagador. El otro, un joven físico con mucho talento y una gran dosis de timidez que esconde su belleza tras gafas de pasta dura.
Y aquí empieza todo el embrollo. Entre fiesta y citas, citas y fiestas, charlas sobre neutrinos y la teoría de la relatividad, Layla se enamorará perdidamente de uno de ellos. ¿De quién? Debes leer el libro para saberlo.

Apuntaré que la novela tiene una trama ligera sin puntos ni contrapuntos que lo que tiene de original es la exposición de temas sobre Física y anécdotas que tal vez nunca hayamos oído y que nos ayuda a comprender que no todo es Romeo y Julieta lo que no quiere decir que los premios nobeles de ciencias sean aburridos. Que uno también puede enamorarse de la física…. ¡O del físico, XD! Que efectivamente "Dios no juega a los dados" pero quizá sí al Black Jack y 2+1 no siempre son 3. Porque el amor, yo tenía entendido que era cosa de química y que lo físico quedaba para momentos más íntimos pero por lo visto hay mucho de cuántico en él. Y si no, que se lo pregunten a Sonia Fernández-Vidal.


A FAVOR: La forma tan amena  y original que tiene la autora de introducirnos en la Física, así como de contar anécdotas sobre el tema que resultan más que interesantes.

EN CONTRA: Le falta una pasadita en cuanto a profundidad argumental así como en cuanto al dibujo de los personajes. No obstante, creo que Sonia dará mucho que hablar con próximas novelas.


PUNTUACIÓN



* Quiero enviar un agradecimiento a la editorial La Galera que me envió por sorpresa en el mes de febrero un ejemplar  dedicado y firmado por Sonia. Gracias también a ella.

NOTA: Leí por ahí en un blog que no parecía creíble que un grupo de jóvenes se pasaran el día hablando sobre física y problemas. No estoy en absoluto de acuerdo. Cuando estudias una carrera, te pasas el día hablando de lo que estudias o más bien de lo que tendrías que estudiar y si es una de ciencias y el tema te apasiona realmente, puedes pasarte horas con las formulitas y buscando soluciones.