29 nov. 2011

Desea que su amada estuviese muerta de Yeats

POETAS Y POEMAS

Puedes escucharlo de mi voz, dándole al play y subiendo el volumen. Hoy me siento poética ;)

Hoy traigo un poema que me gusta y que me duele. Uno sobre la vida y la muerte, sobre los profundos anhelos del alma cuando no somos correspondidos. Un poema de uno de los grandes, Yeats, favorito entre los míos y también preferido de Marilyn Monroe. Porque ella se inspiraba en Yeats y escribía poemas de los que hablaré en futuras ocasiones.
Y porque ella los interpretaba a su manera, como lo hizo todo en su vida, no como Frank Sinatra (quien le regaló, por cierto, un caniche que bautizó como “Mafia”) sino como lo haría ella, a su forma. Una forma llameante como ascuas en hoguera, una forma que se consumía como su vida, poco a poco, chispeando por momentos y crepitando en algunos otros.

Y así os dejo con un enternecedor poema de Yeats. Y habrá más, claro que sí, en otros momentos como éste, cuando a pesar del bullicio de la calle, sepa que voy caminando por un sendero de silencio.
DESEA QUE SU AMADA ESTUVIESE MUERTA

Si tan sólo yacieras fría y muerta,
y las luces del oeste se apagaran,
vendrías aquí, e inclinarías tu cabeza,
y yo reposaría la frente sobre tu pecho,
y tú murmurarías palabras de ternura,
perdonándome, pues ya estás muerta:
No te alzarías ni partirías presurosa,
aunque tengas voluntad de pájaro silvestre,
mas tú sabes que tu pelo es prisionero
en torno al sol, la luna y las estrellas:
Quisiera, amada, que yacieras
en la tierra, bajo las  hojas de bardana,
mientras las estrellas, una a una, se apagaran.

                                                                                                                                    SOBRE EL AUTOR

William Butler Yeats nació en Dublín en 1865 (concretamente un 13 de junio, Géminis) en el seno de una familia angloirlandesa y protestante. A los 19 años se inscribió en la Metropolitan School of Arts de Dublín, que pronto abandonó para dedicarse a la literatura.

En su regreso a Londres, frecuentó los círculos prerrafaelitas, y conoció a William Morris, Oscar Wilde y Bernard Shaw. Su primer libro de poemas Las peregrinaciones de Oisin lo publicó en 1889, y tres años más tarde fundó la Sociedad Literaria Irlandesa, y cinco después, el Teatro Nacional Irlandés.

Tomó parte activa en la lucha por la independencia de su patria y fue miembro del Senado de la Irlanda independiente.

En 1923 fue galardonado con el premio Nobel.

Una constante en su obra es el retorno a las raíces genuinas de la cultura irlandesa: los antiguos poemas, las fábulas y las tradiciones gaélicas.

5 comentarios:

  1. Que bello, poema , muchas gracias por compartirlo.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho este poema, pero aún más la idea de que nos lo hagas llegar en audio. Espero que más adelante nos obsequies con entradas similares. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Emperatriz, cierto que es un poema desgarrador hermosísimo, como muchos otros de Yeats. Me alegra que te haya gustado. kisses

    Jesús, tú siempre tan amable conmigo. Y sí, habrá más entradas como ésta, ahora que he aprendido a poner audio, jeje. kisses

    ResponderEliminar
  4. Precioso, me encanta Yeats.
    Un beso y gracias por traerlo, y para escucharlo nada menos... un lujo

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante para mí.